4 pasos para leer un libro de texto de forma rápida y eficaz

La lectura eficaz de los libros de texto es una habilidad de estudio clave para el éxito del estudiante. Casi todas las clases te obligan a leerlos.

“Obliga” es la palabra correcta. “Requiere”, “obliga” o “insiste” también sirven. Pocas personas leen los libros de texto si no es por obligación. Si lees libros de texto por diversión, envíame un correo electrónico. Necesito entrevistarte, porque creo que no existes.

Leer libros de texto es raro. Así es: raro. Por supuesto, todos tenemos que leerlos. Pero incluso los ratones de biblioteca -el tipo de personas que devoran los libros de Crepúsculo en una semana, o Harry Potter, o los libros de Los Juegos del Hambre- saben que los libros de texto son un poco raros.

Piénsalo. Los libros de texto son los únicos libros que se leen hoy en día que tienen dibujos en casi todas las páginas. De hecho, si te ves obligado a leer un libro de texto sin imágenes, estás en un verdadero problema. Esos libros se hacen muy difíciles. Sin embargo, entender cómo se lee un libro de texto es vital.

El objetivo de un libro de texto es sencillo: informar y educar.

El objetivo de los libros de Harry Potter es muy diferente. Las novelas cuentan historias. Los libros de texto comunican ideas a través de explicaciones de información. Por eso, necesitas una estrategia diferente para leer los libros de texto. Sigue estos cuatro sencillos pasos de Lectulandia Gratis para ponerte en marcha:

1. No leas de adelante hacia atrás (es decir, lee hacia atrás)

Sé que es contraintuitivo no leer un libro de adelante hacia atrás, pero no lo hagas. Las novelas de misterio apestan cuando lees primero la parte de atrás, al igual que las buenas películas de suspense. Si lees la última página de una novela de Sherlock Holmes antes de leer la historia, será penosa. Si sabes que Bruce Willis está muerto, no veas El sexto sentido.

Pero los libros de texto rara vez se construyen con un giro de suspense al final. Te lo prometo. He leído muchos. No vienen con finales sorpresa. “¡Y entonces, Abraham Lincoln esquivó la bala!” Sí, eso nunca va a estar en un libro de texto.

¿Quieres probar esta estrategia? Intenta leer el capítulo de tu libro de texto en este orden:

Ve primero a las preguntas del final. Léelas, contéstalas lo mejor que puedas y luego comienza con las estrategias de lectura propiamente dichas. De este modo, se “prepara el motor” de la retención.

2. Leer en busca de grandes ideas

Los libros de texto son extremadamente exhaustivos. Tú, aunque necesites minuciosidad, no vas a ser capaz de absorber todos los pequeños detalles que se encuentran en un capítulo. Tienes que centrarte en lo más importante. Consulta nuestros posts sobre el filtrado para obtener más información al respecto.

Los libros de texto son estupendos porque explican esas Grandes Ideas en su contexto, pero asegúrate de no perderte en las minucias. Lee ante todo las Grandes Ideas y serás capaz de tamizar la montaña de información disponible.

En los libros de texto, las Grandes Ideas son fáciles de detectar porque suelen aparecer en negrita o en los títulos de las secciones. Busca el pensamiento de la frase completa que resume e impulsa cada subdivisión y habrás identificado las Grandes Ideas.

3. Leer para encontrar detalles clave

Las Grandes Ideas necesitan apoyo. De lo contrario, son sólo opiniones. Después de identificar cada gran idea, anota los detalles de apoyo que completan y ayudan a que la gran idea tenga sentido.

Aunque esto parece diferente en cada tema, debería ser relativamente fácil de identificar. Las personas, los lugares y los acontecimientos clave suelen constituir los detalles clave en los libros de historia. Las reglas gramaticales son los detalles importantes que suelen aparecer en los libros de gramática.

4. Lee el libro una vez, pero tus notas varias veces

Nunca deberías tener que leer un capítulo más de una vez (en teoría). Si has hecho una buena lectura y has tomado notas mientras leías, tienes un registro de los pensamientos que se comunican.

Es cierto que lleva un tiempo adaptarse a este enfoque. No te preocupes si tienes un tiempo de adaptación antes de poder leer un capítulo una sola vez.

Pero si te dedicas ahora a acostumbrarte a leer un libro de texto de forma más eficaz, ten en cuenta el tiempo que ahorrarás a largo plazo. Le prometemos que verá los beneficios rápidamente. Para aquellos que ya están utilizando este tipo de estrategia de lectura activa de libros de texto, felicidades por hacer el honor sin perder su vida social. Bien hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *