Todo lo que necesitas saber sobre el placer femenino

Reducir el placer femenino a una entrada de blog es como reducir el sexo a lamer, puedes tocar algunas partes importantes pero de ninguna manera puedes cubrir todo. Así que aquí tienes un resumen de algunas ideas útiles con las que trabajo para apoyar a las personas que quieren aprender sobre el placer femenino.

Hago estas preguntas, una tras otra. Una palabra es diferente, pero obtengo dos respuestas completamente distintas.

Para la primera, cuál es tu experiencia en el sexo, escucho palabras como obligación, incomodidad, decepción, no del todo, anticlimático, confuso, estresante. Pero cuando pregunto qué significa para ti el sexo satisfactorio, veo que el físico de la persona cambia, que encarna a la persona que tiene sexo satisfactorio, y oigo palabras como conexión, alucinante, orgásmico, objetivos, excitación, deseo, amor.

Las enmarco en un momento en el que se habla de sexo más que nunca y, por tanto, se espera más de él. En medio de esta revolución sexual actual, es hora de abordar un tema que ha estado ausente de nuestras conversaciones en torno al sexo: el placer. Voy a compartir tres momentos de “¡oh, ja!” que escucho con regularidad de personas que se identifican como mujeres, y proporcionar ideas sobre cómo puedes llegar a estas revelaciones o, al menos, invitar al placer en tu vida.

“Oh, así que ahí es donde está el clítoris”

Cuando desafío a los participantes del taller a que señalen el clítoris en el diagrama, más de ¾ de la sala no puede encontrarlo, normalmente lo etiquetan en el canal vaginal, y a veces cerca del ano. ¿A qué se debe esto? A que más del 75% no puede señalar el único órgano del cuerpo humano que está diseñado específicamente para el placer. Repito, el clítoris sólo tiene una función: el placer.

Esta falta de conocimiento no es sólo del individuo, sino que está alimentada por nuestro sistema de educación sexual o el uso de artefactos como el satisfayer. La autora de best-sellers Peggy Orenstein señaló que la educación sexual ignora el clítoris, enseñando sólo los órganos reproductivos internos de las mujeres.

Así que esencialmente decimos que hay un espacio borroso desde el ombligo hacia abajo y en esta zona censurada hay algunos órganos bastante importantes. ¿Sabías que hemos estado nombrando mal estos órganos? Lo que comúnmente llamamos vagina, el término correcto es vulva para todos los órganos externos, el montículo púbico, los labios internos y externos el clítoris, la abertura externa de la uretra y la abertura vaginal.

La vagina es un canal muscular que conecta el útero con la vulva. Por ella pueden pasar los dedos, un consolador, un pene, un tampón o una copa lunar.

¿Importa? Por supuesto, llama a tus genitales como quieras, pero al denominar “vagina” a toda la anatomía de la mujer, nos referimos a los órganos por la parte que da más placer a los hombres heterosexuales durante las relaciones sexuales con penetración. Las investigaciones han demostrado que la mayoría de las mujeres necesitan algún tipo de estimulación del clítoris para llegar al orgasmo, y demasiadas no están recibiendo la estimulación que desean.

A un nivel aún más fundamental, conocer los términos específicos y correctos de las partes del cuerpo capacita a las personas para apropiarse plenamente de ellas. El conocimiento del clítoris aumenta la tasa de orgasmos durante la masturbación, pero no durante el sexo en pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *