¿Qué es la enfermedad de Chagas?

La enfermedad de Chagas causada por el parásito Trypanosoma cruzi, se suele transmitir en los excrementos de los insectos infectados, los triatominos. Estos insectos hematófagos relativamente grandes (Figura 1) viven principalmente en América Central, América Latina.

Los insectos defecan mientras recogen sangre y después de recogerla. La persona mordida se autoinocula inadvertidamente frotando los excrementos de los insectos que contienen el parásito en una lesión por mordedura o en las membranas mucosas de sus ojos o boca.

La enfermedad puede ser congénita, si se transmite de una madre infectada a su bebé , o puede ser secundaria (menos común) a una transfusión de sangre, un transplante de órganos o una comida o bebida contaminada. Se estima que entre el 5% y el 10% de los niños nacidos de madres infectadas adquieren la enfermedad por transmisión vertical.

Epidemiología de la enfermedad

Según la OMS, siete u ocho millones de personas en todo el mundo están infectadas crónicamente con T. cruzi. El principal reservorio se encuentra en América Latina, donde la enfermedad es endémica . Los datos sobre la prevalencia de la enfermedad de Chagas entre los recién llegados al Canadá son limitados, en particular entre los jóvenes. Según un estudio, en 2006, el 3,5% de los inmigrantes al Canadá procedentes de América Latina estaban infectados con la enfermedad .

Factores de riesgo

Las regiones endémicas se encuentran en México, América Central y América del Sur . Si bien algunas partes del sur de los Estados Unidos tienen ciclos enzoóticos de T. cruzi causados por triatominos y mamíferos, entre ellos mapaches, zarigüeyas y perros, la mayoría de los casos de enfermedad de Chagas se diagnostican en inmigrantes de otros países.

La gravedad de la infección

  • Primera fase (aguda): Se produce poco después de la infección con síntomas leves inespecíficos que se resuelven después de dos o tres meses sin tratamiento. En casos raros, la enfermedad es grave y causa miocarditis o meningoencefalitis, que pueden ser mortales. Los síntomas graves son más comunes en los niños, los ancianos y las personas inmunocomprometidas.
  • Segunda fase (crónica): La mayoría de los pacientes con infección crónica de T. cruzi no tienen síntomas. Esta fase crónica asintomática se denomina fase “indeterminada”. Sin embargo, en el 20% al 30% de los casos se produce un curso grave 10 a 30 años después de la infección inicial.
  • Durante la fase crónica sintomática, pueden producirse manifestaciones cardíacas, entre ellas la miocardiopatía de Chagas con anomalías del sistema de conducción, bloqueo de la rama derecha, bloqueo cardíaco completo o arritmias ventriculares, o insuficiencia cardíaca congestiva. Las manifestaciones gastrointestinales incluyen megaesófago, megacolon y pérdida de peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *