Lo que debes saber de las bombas de calor

Las bombas de calor de suelo/agua utilizan el calor almacenado en el suelo como fuente de energía. Una gran cantidad de energía se almacena en el suelo, generada por la precipitación y la luz solar. Hay dos sistemas disponibles para la recuperación continua del calor del suelo: los colectores de calor del suelo y los intercambiadores de calor de perforación.

Esquema de un sistema de bomba de calor suelo/agua con colectores subterráneos:

  • Energía geotérmica recuperada por un colector de tierra o un intercambiador de calor vertical o de sondeo.
  • La temperatura a una profundidad de más de 1,2 metros no cae por debajo de 0°C.
  • Instalación de la bomba de calor en una habitación seca con temperatura superior a 0°C.
  • Opción de calefacción y calentamiento de agua sanitaria.
  • Disponibilidad de fuentes de energía durante todo el año.
  • Modo de operación monovalente.
  • Control electrónico sencillo del sistema.

La configuración básica permite 1 circuito de mezcla y 1 circuito de calefacción directo.
Con los módulos de ampliación se pueden controlar hasta 32 circuitos de mezcla.
Permite dos circuitos hidráulicos independientes.

Opción de refrigeración pasiva.

La bomba de calor geotermia son muy económicas y alcanzan valores superiores a 4,5. La diferencia entre la temperatura de entrada del medio (agua + glicol) y la temperatura de salida en el colector es de aproximadamente 4°C. En el sistema de la bomba de calor de salmuera/agua, también se pueden hacer pequeños ajustes para permitir la refrigeración pasiva.

Colector de tierra horizontal

Las bombas de calor salmuera/agua aprovechan la energía acumulada en el suelo. La energía se recupera del suelo mediante un colector de calor del suelo colocado sobre una superficie de tamaño adecuado.

Para un funcionamiento óptimo, la superficie del colector debe ser aproximadamente el doble del tamaño de la superficie calentada. La cantidad de energía recuperable del suelo depende de la composición y posición del suelo. Es importante que la superficie sobre la que se asienta el colector de tierra no esté construida ni asfaltada; en otras palabras, que nada obstruya el paso de la precipitación a través de la superficie.

El tamaño necesario del colector puede calcularse aproximadamente de la siguiente manera: potencia calorífica de la bomba de calor (en kW) × 40. La sección transversal requerida de la tubería de PE es de 1″ y deben colocarse aproximadamente a 120 cm por debajo del nivel de la superficie del suelo, con un espacio de 0,7 a 0,8 metros entre las tuberías.

Intercambiador de calor vertical

Si la superficie disponible para construir un colector de tierra horizontal no es suficiente, se puede perforar un intercambiador de calor vertical o de pozo para aprovechar la energía geotérmica. La profundidad aproximada requerida de la perforación puede calcularse de la siguiente manera: potencia calorífica de la bomba de calor (kW) × 14 = profundidad de la perforación (m).

Refrigeración pasiva

En el sistema de bomba de calor, también se pueden hacer pequeños ajustes para permitir el enfriamiento pasivo. En este caso, se utiliza una temperatura del suelo relativamente baja para enfriar el habitaciones.

Durante la refrigeración pasiva, la bomba de calor no está en funcionamiento, lo que permite un consumo mínimo de energía para la refrigeración y, por lo tanto, en comparación con el aire acondicionado convencional, se reduce considerablemente el consumo de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *