Cómo educar a un niño adoptado

Seguramente lo que más preocupa a los padres de hijos adoptados es el momento en el que deberán decirle la verdad de su origen y, especialmente, en la forma que puedan integrarse en la familia. Lo importante es una adaptación paulatina y tranquila dependiendo de su edad.

Por lo general los niños adoptados deberán recibir la misma educación que se le podría dar a un hijo biológico, siempre y cuando no lo impida alguna situación en concreto (casos de maltrato, secuelas psicológicas…).

Lo normal es que cuando más pequeño sea el niño, más fácil resulte su adaptación a la manera de gestionar las cosas de su nueva familia. En cambio, en el caso de un adolescente se deberá hacer un mayor esfuerzo por ambas partes hasta encontrar un bien común.

Por ello, en aquellas situaciones en las que los padres se sientan inseguros ante cómo educar, o se encuentren ante una mala predisposición por parte del niño, sería aconsejable recibir orientación por parte de un psicólogo o psicopedagogo, quién estudiará el caso y revisará las normas generales de la casa y su aplicación para que resulten con la mayor efectividad.

Consejos a tener en cuenta para un hijo adoptado

  • Nunca se debe mentir al niño sobre su origen. Lo importante es saber dosificar la información que debe conocer en función de su edad.
  • Si el niño se encuentra en situación de inmadurez o falta de estimulación previa, introducirlo en un curso inferior al que le corresponde podría ser aconsejable.
  • Todos los adolescentes pasan por una etapa de lucha por su identidad, por lo que es recomendable conversar con éste todo lo que necesite.
  • Si además también se tienen hijos biológicos, hay que darles un trato equitativo, con el fin de que ninguno de ellos se sienta diferente y pueda producirse una situación de celos.

Problemas de adaptación de un niño adoptado

Un problema de adopción es un problema que preocupa y angustia a un niño adoptado y que está relacionado con la adopción. Por ejemplo, el temor de que un padre biológico pueda secuestrar al niño es un problema de adopción.

Entonces, ¿qué es lo que no es un asunto de adopción? Cualquier problema no relacionado con la adopción. Por ejemplo, un niño que es tímido de temperamento o un niño que odia a su maestro no está experimentando un problema de adopción. Recuerde, muchos de los problemas que los niños adoptados experimentan no tienen nada que ver con ser adoptados.

¿Los niños adoptados tienen alguna vez problemas emocionales o psicológicos? Claro que lo hacen. A veces se encuentran con un camino rocoso temporal; otras veces pueden necesitar ayuda profesional. Probablemente el momento más importante cuando los niños experimentan problemas es durante la adolescencia, generalmente un momento difícil para la mayoría de los niños. Voy a ver algunos de los problemas más comunes que algunos niños adoptados enfrentan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *