¿Cómo controlar la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn se produce con mayor frecuencia en la unión del intestino delgado y el colon. Se expresa por fases de crisis, que pueden durar desde varios meses hasta unos pocos días, y fases de remisión. Hay varias medidas para ayudar a controlar la enfermedad. El manejo se logra ajustando la dieta, la medicación apropiada y, en algunos casos, la cirugía.

Dieta

A medida que el apetito disminuye, las necesidades de energía aumentan. A esto se añade la diarrea que induce a la mala absorción de ciertos nutrientes. Por lo tanto, es necesario que los pacientes sigan una dieta rica y variada que les permita una ingesta energética y nutricional adaptada a su situación.

Medicamentos

Los tratamientos considerados tienen dos objetivos principales: reducir la inflamación del tejido (origen de la enfermedad de Crohn) y reducir la aparición de síntomas (diarrea, fiebre y dolor abdominal). La función principal de los medicamentos utilizados es regular la respuesta inmunológica y evitar así la reacción inflamatoria.

Los medicamentos antiinflamatorios:

  • Derivados del salicilismo (mesalazina o sulfasalazina) por vía oral y/o rectal;
  • Corticoesteroides orales (prednisona o prednisolona), utilizados principalmente para los brotes moderados a graves.
  • Los corticoides no están exentos de efectos adversos. El tratamiento prolongado con corticoesteroides puede dar lugar a una insuficiencia suprarrenal, que requerirá la suspensión gradual de las dosis decrecientes.
  • Los inmunomoduladores se utilizan para las enfermedades de Crohn resistentes y en un contexto particular (ataque y tratamiento de fondo de formas graves y fistulizadas, excluidos los abscesos). Los tratamientos recomendados son principalmente la azatioprina, el infliximab y el adalimumab. La Haute Autorité de Santé (HAS) menciona que el 6-MP y el metotrexato pueden utilizarse a veces, pero fuera de la MA (autorización de comercialización).

Los antibióticos se utilizan a menudo en el contexto de la enfermedad de Crohn. Las complicaciones relacionadas con la enfermedad de Crohn aumentan el riesgo de infección. El diagnóstico siempre lo realiza un especialista. En caso de infección intestinal, se utilizan la quinolona y el metronidazol.

La suplementación oral con hierro puede ser necesaria en caso de deficiencia marcial. Si la deficiencia es importante, puede requerir la hospitalización para una inyección intravenosa.

Cirugía

Aproximadamente el 70% de los pacientes con la enfermedad de Crohn se someterán a una cirugía durante su vida. Se considera la cirugía cuando la medicación no es suficiente y para ciertas complicaciones como fístulas, abscesos y obstrucciones intestinales. La cirugía a menudo implica la resección de la parte inflamada del intestino. Aunque los síntomas pueden desaparecer durante varios años, es común que la enfermedad reaparezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *